Martín Lousteau: «El Gobierno no termina de entender el diagnóstico estructural de qué le pasa a la Argentina»

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on email

El senador nacional de Juntos por el Cambio Martín Lousteau se refirió a la actualidad del país y dijo que el escenario no es tan complejo desde el punto de vista económico, pero que sí hay problemas de funcionamiento del Gobierno que afectan las expectativas y falta un diagnóstico estructural de lo que le pasa a la Argentina.

«Argentina hace medio siglo que no crece y este año va a tener el mismo PBI por habitante de 1973, peor distribuido. Entonces yo creo que, si la clase política no se aboca a ver por qué está pasando esto, todas las medias son coyunturales. Y sin diagnóstico estructural, las medidas coyunturales son equivocadas», afirmó Lousteau, en diálogo con el secretario general de la nacion, José del Rio, en el programa Comunidad de Negocios.

-¿Cuál es la agenda que tiene el Senado hoy?

-Lamentablemente los problemas que la Argentina ya arrastra hace mucho tiempo, la coyuntura en medio de la pandemia y los errores de política y de política económica no están teniendo lugar como discusión en el Senado. El otro día escuchaba a un senador decir que ya tuvimos 20 sesiones entonces le pedí a mi equipo que revisara de todos los proyectos que hemos tratado cuáles son realmente relevantes en torno a la pandemia de Covid, y son el 2%.

-¿Y el resto por dónde va?

-Algunos son irrelevantes. Realmente discutimos proyectos que no tienen nada que ver ni con las urgencias, ni con el drama que se está viviendo en distintos lugares y muchos son la agenda propia de la vicepresidenta de la Nación.

-¿Cómo llevás esa relación y un trato a veces un poco irrespetuoso también hacia tu figura como senador nacional?

-En primer lugar, la gente lo sabe, pero el presidente de los cuerpos no participa en el debate, no comenta y ella tiene una gestualidad y además elige iniciar las sesiones o inclusive en algunos momentos de debate álgido chicanea. Yo creo que hay dos problemas con respecto a eso. El primero que nosotros tenemos que tratar de instalar una agenda positiva en términos de abocarnos a aquellas cuestiones que son fundamentales y no lo hace. Y lo segundo es que hay que instalar, hay que mostrarle a la sociedad que está angustiada, capacidad de trabajar en conjunto y eso se erosiona todo el tiempo en la gestualidad y en la agenda. Y después, por otro lado, la virtualidad no puede reemplazar lo presencial. La política requiere de lo presencial porque si no el tipo de discusión que se da es una discusión de vidrieras, una discusión donde nadie quiere ceder en público y eso no es bueno. Y lo otro es que la virtualidad no puede reemplazar las reglas que tiene el Senado para funcionar y estamos viendo que sí reemplaza las reglas, las modifica y eso no está bien.

-Hay cuestiones de reglas con respecto a las tomas de tierras: un caso más particular de disputa familiar que es el de la familia Etchevehere, pero también con Juan Grabois como protagonista y, por otro lado, algo más macro que es lo que pasa en Guernica o en la provincia de Santa Fe ¿Qué posición tenés frente a esto?

-Me parece que la dinámica que estamos viviendo es de una gravedad institucional y cultural muy, muy, muy potente. ¿Qué es lo que te demuestran las tomas? Te demuestran dos cosas. Por un lado una falencia del Estado en múltiples instancias. Primero no te puede garantizar el acceso a la vivienda. Este estado, que cobra cada vez más impuestos, te da menos cosas. Y entre las cosas que no te da desde hace mucho tiempo es acceso a la vivienda, pero esa falla después se multiplica porque no puede prevenir que alguien vaya y decida pasar por encima de la propiedad estatal o de la propiedad privada para procurarse las cosas. Entonces hay una doble falla del Estado: no lo puede proveer y no lo puede preveniry creo que hay un montón de intereses que sobre esa falla del Estado actúan para resolver o para aprovechar la situación. Entonces la dinámica explosiva de escalada de esto no solo erosiona mucho cómo miramos hacia el futuro colectivamente los argentinos, sino que valida un comportamiento cultural muy nocivo también.

 

 

Compartilo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on email